El valor femenino que potencia el talento en Datio

ChicasDatio

Aunque quizás pocas personas conozcan el papel esencial que jugaron las mujeres al inicio del desarrollo de la informática durante los años 80, cuando apenas el 37% de los estudiantes de informática de Estado Unidos y España eran mujeres o que en décadas posteriores incluso se hayan registrado descensos del 12% o 15%, también cierto que hoy nadie pone en duda que, en todos los ámbitos de la vida, la diversidad de todo tipo y el valor que aporta la perspectiva femenina contribuye a enriquecer y favorecer las opciones de resolución de los problemas de la sociedad.
En Datio, las cifras de chicas en plantilla en sí mismas (21%) no difieren mucho de la situación global. No obstante, a juzgar por las opiniones de nuestras compañeras, consideramos que vamos por buen camino, pues más allá de los números, en nuestro día a día priman la valía profesional y humana del talento femenino como parte indispensable del engranaje que hace única y potente a una empresa técnica como Datio.
Y es que al conversar con Tania, Cristina E., Esther, Marta G.A, Sandra, Lucía, Cristina G., María José, Ana, Soraya, Natalie, Ana I., Irene D., Marta G., Manoli, Silvia o Irene G., por sólo nombrar algunas dationers, constatamos que su singularidad y empoderamiento encuentran en Datio un terreno propicio para crecer y trascender los estigmas de géneros.
De hecho, contamos en el equipo con egresadas de carreras tan variopintas como la Ingeniería Informática de Gestión, de Software, de Telecomunicaciones, Forestales, de Audio y Vídeo, Pedagogía, Administración y Dirección de Empresas o Periodismo. Además, provienen de distintas ciudades españolas e incluso de algún país de América Latina y están a cargo de áreas también muy diversas dentro de la empresa. Desde People hasta Academy, pasando por Finanzas, QA, CPD, Gobierno del Dato, Dataproc Runtimes, Proyectos o Model Manager, podría decirse que, transversalmente y, a todo nivel, ninguno de los ámbitos de actuación de Datio está exento de sus aportes, que se integran armónicamente con los del resto de compañeros.

Más allá del «efecto Matilda»

Afortunadamente para nuestras dationers, todas han contado siempre con el apoyo de su entorno y en su mayoría han podido desarrollarse en la carrera que les ilusionó desde que eran niñas, o les encajó mejor con sus expectativas laborales al crecer, independientemente de que ésta fuese o no STEM y muy a pesar de la falta de referentes femeninos.
Entre las técnicas, cuentan que tuvieron bastante clara la preferencia por los ordenadores o las ciencias en general. Tal es el caso de Sandra, quien de adolescente descubrió el mundo de la tecnología y a medida que fue investigando tuvo cada vez más claro que quería estudiar algo relacionado. Fue un poco más adelante cuando se topó con el mundo de la ciencia de datos y le cautivó de tal forma que se convirtió en una pasión que decidió convertir en su trabajo. “Por un lado creo que el efecto Matilda es una triste realidad que, aunque cada vez menos, sigue incrustada en nuestra sociedad. Sin embargo, en mi caso, siempre he contado con el apoyo de mi familia para dedicarme a lo que quiero e impulsarme en cualquier reto formativo ligado con la ciencia y la tecnología”.
Cristina G., por su parte, de pequeña quería ser astronauta “para poder descubrir lo que había más allá de las estrellas”. De mayor decidió que su perfil encajaba más con la ingeniería. “Al terminar la carrera se me ofreció quedarme en la universidad investigando en el ámbito de bioingeniería (mi segunda opción siempre fue biología) continuando así con mi proyecto final de carrera, pero la falta de oportunidades en investigación me llevó a la empresa privada”.
Ana A., del equipo Agile, quería ser Arquitecta Técnica y le encantaba la decoración interior. Hacía planos para las casas de sus muñecas y le cambiaba a su madre las cosas de lugar en casa, pero finalmente se decantó por la ingeniería informática. E incluso alguna hizo también el proceso inverso, como es el caso de Natalie, que luego de probar la Ingeniería de Materiales por un año, acabó optando por el periodismo técnico.

Referentes que inspiran e impulsan logros

Consultadas por los modelos femeninos que admiran y les han impulsado a conseguir sus objetivos, casi ninguna duda en destacar en primer lugar a sus madres, abuelas, hermanas o amigas por su afán de superación a toda prueba y la entrega incondicional que les ha permitido sobrellevar todas las situaciones que han encontrado en sus vidas. Aunque, evidentemente también reconocen la labor y aportes de otras más famosas como Marie Curie, Simone de Beauvoir, Clara Campoamor, Ada Lovelace, Rosalind Franklin, Margarita Salas, Maruja Mallo, Ruth Bader o Nerea Luis.
Y es que, echando un vistazo a los logros de los que están orgullosas, no cabe la menor duda de que esos modelos han ejercido una gran y positiva influencia.

Tania: Estoy orgullosa de conseguir con esfuerzo aquello que me propongo. Desde chiquitita compitiendo en natación, en deportes como el fútbol donde el género femenino no ha sido muy reconocido ni aceptado, siendo casi todas las veces la única chica que jugaba al fútbol entre todos los chicos. En el mundo profesional me siento orgullosa de haber llegado a dónde estoy y haber conocido y compartido conocimientos, experiencias y momentos con personas con las cuales, de no haber elegido este camino, jamás hubiese coincidido.
Cristina G.: Me siento muy satisfecha de haber acabado la carrera en una especialidad en la que en su día eramos como 10% de mujeres, y bastante mejor que la mayoría de hombres de mi entorno. Entre mis logros deportivos figuran el haber sido subcampeona de Madrid de gimnasia y campeona de Madrid de baloncesto, cosa que a mis padres les encanta recordar. En el plano personal, tengo dos niños maravillosos y, profesionalmente, mi incorporación a Datio supuso para mí un gran reto pues vino tras hacer un cambio radical de sector en el que llevaba años trabajando e implicó comenzar de cero. En estos años, he conseguido adquirir la soltura y conocimientos para aportar valor en mi equipo.
Irene D.: Estoy orgullosa de conseguir trabajar de lo mío dadas las circunstancias y la generación a la que pertenezco. Sacarme una carrera con muchas matemáticas, estadísticas… que desde siempre se me habían dado mal.
Marta G.A.: Haber sido madre y acabar la carrera en tiempo y con nota, mientras trabajaba, es algo de lo que estoy muy satisfecha.
Ana A.: Estoy orgullosa de haberme pagado yo misma la carrera y trabajar al mismo tiempo.
Esther: Me hace sentir orgullosa la relación con mis amigos y familiares, el haber acabado una carrera dura, haber jugado al fútbol tan bien o mejor que los hombres y crecer dentro del ámbito laboral siendo valorada y recompensada por ello.
Sandra: Un logro del que me siento orgullosa es el haber participado como investigadora y desarrolladora en el Human Brain Project: un proyecto médico-científico y tecnológico financiado por la Unión Europea, que tiene como fin reproducir tecnológicamente las características del cerebro humano. La etapa que pasé en ese proyecto fue muy bonita para mi, no sólo por el potencial del proyecto y todo lo que aprendí sino también porque fue mi primer trabajo.
Lucía: Me siento satisfecha de hacer de manera extraordinaria las pequeñas cosas ordinarias.
MJ: Para mi un gran logro académico fue la lectura del proyecto de fin carrera, dar por terminado ese ciclo de mi vida y conseguirlo a la vez que trabajaba. En lo profesional, conseguir trabajar en algo que me gusta y que me permite vivir de ello. En lo personal, aunque suene a topicazo, ser mamá y haber conseguido llegar a donde estoy por mi trabajo. En lo deportivo, estoy muy satisfecha de haber competido (brevemente) en gimnasia rítmica.
Cristina E.: Creo que lo que más satisfacción personal me ha dado es que me dieran el premio al mejor expediente de mi promoción al terminar la carrera. De 60 alumnos, solo éramos 4 chicas y no me lo esperaba, más aún porque en el primer año me costó mucho adaptarme y casi me cambio de carrera… Y otro logro personal, fue irme sola durante tres semanas con una beca de francés a Francia. Tenía 19 años y nunca había viajado sola a otro país, que tenía otro idioma. Iba muerta de miedo y después no quería volver de lo bien que estaba allí.
Soraya: Estoy bastante orgullosa de los TFGs que realice para terminar la carrera, ya que estaban relacionados con el mundo de los gráficos en la informática y motores de partículas y es algo que no vi en ninguna asignatura. Me sirvió para aprender y tener nociones de otro campo.
Ana I.: De lo que más orgullosa me siento es de ser una persona autónoma e independiente y sacar lo mejor de mi.
Manoli: En general, estoy orgullosa por haberme abierto camino desde el bachillerato en unos estudios y una profesión siempre liderados por hombres. He puesto lo que yo quería por delante de los prejuicios de que fuera una formación para mi y he conseguido convertirlo en mi profesión. Nunca he tenido dudas, aún siendo la única mujer en muchas de las situaciones.
Natalie: Profesionalmente estoy muy orgullosa de haber sacado adelante proyectos muy retadores en los distintos países en los que he trabajado, aprendiendo de todas las personas e integrando diferencias culturales. Personalmente, también estoy muy satisfecha de haber superado las pruebas derivadas de la decisión de emigrar sola, empezar de cero y haber construido una familia y una nueva vida en un país distinto.

¡Todxs para unx y unx para todxs!

Nuestras dationers coinciden asimismo al destacar que en Datio encuentran a diario el entorno propicio para desarrollarse porque aquí “están muy pendientes de las personas pues se preocupan de que trabajemos a gusto y atienden nuestras necesidades e inquietudes. Los compañeros son inmejorables: grandes profesionales y personas.”
Pero es que ellas no sólo aportan sus conocimientos y talento, sino que además contribuyen con el buen ambiente, cohesionan a los equipos, contagian energía, empatía, organización, tolerancia, enfoques analíticos creativos en la resolución de conflictos, resiliencia, proactividad y capacidad de emprender distintas tareas a la vez. Y, gracias a todo ello, como contrapartida lógica, obtienen el apoyo, valoración y reconocimiento constante tanto de la empresa como de todos los compañeros.

¿Cómo contribuyen las dationers para que la sociedad continúe avanzando en materia de igualdad?

  • Con esfuerzo, dedicación y superación, dejando constancia de que todos valemos y contamos como personas, pero apoyándonos también entre nosotras.
  • Educando y motivando a las niñas de nuestro entorno para que estudien ciencias. Reforzando discursos del tipo: “¡qué lista eres!” “¡Puedes ser lo que quieras!
  • Dando a todxs las mismas oportunidades sin tener en cuenta sexo, raza o religión en las escuelas, en casa y desde las organizaciones.
  • Enseñando a nuestrxs hijxs valores de lucha e igualdad, dando valor y visibilidad a los méritos y logros, al trabajo bien hecho, sin importar quién lo realiza. Debemos conseguir que interioricen con naturalidad que todas las personas deben tener las mismas obligaciones, derechos, opciones y oportunidades en todas las áreas de la vida.
  • Intentando inculcar en el entorno inmediato la necesidad de la igualdad entre hombres y mujeres, en conversaciones con amigos, acudiendo a eventos técnicos impulsados por mujeres, etc.
  • Concienciando a la gente en por qué hacemos/decimos ciertas cosas. Muchas veces este tema «se menosprecia o frivoliza» y es muy importante empezar por el día a día en el trabajo.
  • Apoyando y difundiendo noticias de científicas importantes o a cualquier mujer que conozca dentro de mi entorno para darles mayor visibilidad.

En definitiva, pese a que todavía queda mucho por hacer en esta área, en Datio seguiremos el plan trazado: apostando continuamente por trabajar en equipo y procurando sacar lo mejor de cada una de las PERSONAS.

mm

Academy

We are a team that has as main objective the dissemination and training of the technological stack that sustains Datio. We also ensure the quality and coherence of our technical documentation.

More Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *